Megaoperativo: desde una cárcel de Viedma distribuían cocaína

droga

La investigación reveló que un preso condenado por homicidio recibía y repartía droga hacia la zona cordillerana y en la propia capital provincial. El viernes se desabarató una banda que supuestamente lideraba un ex policía rionegrino.

El megaoperativo antidroga realizado el viernes pasado en varias ciudades de la región tuvo ayer una insólita revelación: desde una celda del penal provincial Nº1 de Viedma también se habría distribuido cocaína.

Un interno alojado en esta unidad carcelaria que cumple una condena por homicidio era otro de los contactos.

Este preso no sólo habría recibido parte de las entregas de cocaína sino que desde el mismísimo penal las habría enviado a la zona cordillerana y habría distribuido aquí en Viedma.

La mujer detenida habría sido el nexo entre el condenado y el expolicía rionegrino Mieres, presuntamente el líder de la banda desbaratada el viernes en el marco de un mega operativo dispuesto por la Justicia Federal con asiento en la capital rionegrina y ejecutado por personal del departamento de Toxicomanía de la Policía de Río Negro. Los procedimientos se realizaron en Viedma, Roca, Neuquén y Santa Rosa, La Pampa.

Uno de los allanamientos realizados en esta capital el viernes pasado fue en la celda en cuestión.

Los seis detenidos -cinco hombres y una mujer- se encuentran alojados en Viedma y se estima que mañana la jueza Federal de esta capital, Mirta Filipuzzi, comenzaría a tomar las declaraciones indagatorias a cada uno de los imputados.

Además del expolicía de apellido Mieres que vive en Roca y del uniformado Hernán Toloy, que tenía antecedentes por este tipo de delito y que se desempeñaba en la comisaria de San Javier, se encuentran privados de la libertad otro hombre de Viedma que también habría actuado como contacto de Mieres para recibir la droga y distribuirla, así como otros dos sujetos que fueron detenidos en Santa Rosa.

La mujer de Roca habría cumplido igual función en una conexión directa con el condenado alojado en el Penal Nº1.

También trascendió que en uno de los allanamientos realizados en Viedma habrían sido secuestrados un chaleco antibalas, una pistola nueve milímetros y una importante cantidad de municiones.

Esta banda, que habría distribuido mensualmente un promedio superior a los casi seis kilos de cocaína incautados el viernes, habría mantenido una estructura encargada de entregar la droga en localidades de Neuquén, del Alto Valle y en Viedma.

Los operativos comenzaron en la madrugada del viernes y se extendieron hasta cerca de la medianoche.

En el marco de la investigación llevada adelante desde hace meses por el fiscal federal de Viedma a cargo, Marcos Escandell, fueron solicitados los allanamientos a la jueza federal que los autorizó tanto como la colaboración de otras fuerzas antinarcóticos de las provincias donde fueron realizados.

El secuestro de los más de cinco kilos y medio de cocaína y de una suma superior a los 200.000 pesos se produjo en Santa Rosa, donde habría estado previsto el encuentro de parte de la banda para recibir la droga.

Dos hombres fueron sorprendidos y detenidos e incautada la cocaína. A partir de este secuestro se habrían desencadenado los allanamientos restantes donde fueron privados de la libertad las cuatro personas restantes.

Una investigación del fiscal federal de Viedma, Marcos Escandell, terminó con la serie de allanamientos realizada el viernes pasado.

Secured By miniOrange