Roca se quedó con el clásico: venció 3-1 a Cipolletti en el Maiolino

Featured Video Play Icon

La vieja frase, ya trillada, desgastada y vencida, reverdeció en el Maiolino: “Los clásicos hay que ganarlos”. Pero el valor agregado que le imprimió Deportivo Roca es cómo lo ganó.

Lúcido, comprometido, tenaz. Práctico y efectivo. Todo eso tuvo el Naranja para vencer a un descolorido Cipolletti por 3-1 en una verdadera lección de fútbol en el que fue sin dudas el mejor partido del Depo en el campeonato y el más claro triunfo Naranja desde que comparte categoría con el rival de siempre.

Roca había ganado sólo una vez en el torneo jugando con local y en las sucesivas citas como anfitrión, si bien había merecido triunfos, por una cosa u otra no había podido volver a triunfar.

En un estadio colmado que vibró como pocas veces en los últimos años, al Depo le salió todo. No por fortuna, sino porque lo buscó, fue el que propuso y tuvo su premio. El mayor si se tiene en cuenta que enfrente estaban los colores a los que siempre se le quiere ganar.

La movilidad que le imprimió el Depo en el comienzo, le permitió dominar claramente a su rival. Muy metidos en el partido, los hombres de Mauro Laspada ganaron la mitad de la cancha con el despliegue de Lincopán y Portiño, el reemplazante de Fernando Fernández. Ni Giménez y Vilce podían tomar las marcas porque mientras el ‘doble 5’ hacía el trabajo sucio, Maxi Prioreschi y Kevin Guajardo eran imparables cada vez que pisaban campo rival.

Cipolletti estaba asfixiado porque también por las bandas, principalmente por la derecha con Cifuentes, que se proyectaba con criterio cada vez que podía. En este circuito ofensivo sólo decepcionaba Mannara, demasiado errático en cada descarga en los primeros minutos.

Si bien en los 20’ iniciales no hubo jugadas que comprometieran a Matías Alasia, el juego rondó su área, siendo Velázquez y Jara los garantes del empate parcial albinegro.

Hasta que los 31’, Nicolás Trecco se metió a pura gambeta en el área, fusiló a Alasia quien en gran respuesta respondió a medias. El rebote lo tomó Guajardo y de cabeza mandó el balón al fondo del arco. Sin embargo, el línea levantó la bandera sancionando empujón del delantero sobre Seguel.

Casi de inmediato, una gran jugada de Lincopán terminó con un cabezazo de Mannara que se estrelló en el travesaño. Poco después, un zurdazo del Pocho Valenzuela que se fue apenas ancho. Era todo de Roca, menos el marcador.

Pero antes del final del primer tiempo, la explosión en el Maiolino. Córner desde la izquierda, rechazo del fondo de Cipo y la pelota que le queda a Guillermo Aguirre. El capitán la paró de pecho y con un remate bombeado la clavó en el ángulo. El Depo conseguía el premio a la actitud que mantuvo a lo largo de los primeros 45’.

Nada cambió al comienzo del complemento. De entrada Mannara se escapó en buena jugada personal por la derecha, pero no fue fino para rematar ante Alasia. A la siguiente Damián Jara, de lo mejor de Cipolletti, trabó justo a Portiño cuando se aprestaba a rematar.

A los 5’ gran jugada de Kevin Guajardo por la derecha, para asistir de manera notable al pibe Portiño, quien con la tranquilidad de un veterano venció a Alasia. Roca se ponía arriba por dos goles ante un Albinegro que impávido, no encontraba respuestas a la superioridad de su rival.

Secured By miniOrange