Denuncian malos tratos en guardería de Fernández Oro

guarda

Es la que tiene el municipio y tras la acusación inicial surgieron otras, que derivaron en el recambio de personal.

La guardería municipal Semillitas se revolucionó a fines de octubre por una denuncia de maltrato infantil. Una madre radicó una acusación en la Comisaría 26 de Fernández Oro contra una cuidadora del centro infantil y las autoridades decidieron separarla del cargo.

La primera denuncia derivó en otras acusaciones por parte de los padres que involucraban a otras dos cuidadoras. Ante estos hechos una de ellas presentó su renuncia y las dos restantes fueron transferidas a otra área. Las tres mujeres estaban contratadas por el municipio hasta fines de diciembre. Desde el Ejecutivo confirmaron que no se renovarán los contratos de ninguna de ellas para el 2018.

La madre denunciante aseguró que a su hijo le pegaron. Otros padres acusaron a las cuidadoras de rociar a sus hijos con agua como forma de castigo.

Otras denuncias

Luego de la primera denuncia, la institución municipal, que alberga a unos 80 chicos, convocó a una reunión de “carácter urgente” para tratar el tema. Al Semillitas van chicos de entre 45 días y cuatro años.

La secretaria de Gobierno, Laura Sanhueza, fue la representante del Ejecutivo. La funcionaria aseguró que “hay que resguardar a los chicos, que es lo más importante. Por eso tomamos la decisión de separar a las cuidadoras del área”, pero admitió que hay “muchas dudas” sobre lo que pasó y que sospechan de “intereses políticos”.

“Nosotros tomamos medidas y vamos a seguir el desarrollo de la denuncia para resolver qué hacemos con las trabajadoras. Está decidido que no se renovará el contrato hasta que no finalice la investigación”. A fin de mes comienzan a negociarse los contratos para el año que viene.

Desde el Ministerio Público Fiscal no dieron detalles sobre el proceso de la causa.

“Un día llegué al jardín y me dijeron que había una reunión de carácter urgente. Había escuchado algo pero no sabía que fuera tan serio”, expresó otra madre que lleva a sus dos hijos a la institución. Muchos padres se anoticiaron de los hechos en ese encuentro.

En la causa hay mucho hermetismo, la mayoría de los empleados municipales no quieren hablar del tema.

Según la denuncia, las cuidadores maltrataban a los chicos: “les tiraban agua con un rociador, les gritaban y a algunos los golpeaban”, expresó otra madre.

La mujer que hizo la denuncia inicial comenzó a sospechar que “había algo” porque su hijo lloraba cada vez que tenía que ir al jardín.

“Ahora que cambiaron de cuidadoras mi hijo quiere ir; antes le decía jardín y lloraba. Yo entiendo que a veces la situación los puede superar, pero nunca imaginamos que había maltrato”, aseguró una mamá.

Secured By miniOrange