“Se metió” y la salvó de un intento de femicidio

Featured Video Play Icon

Emanuel Ferron no fue indiferente cuando vio una situación de violencia de género que ocurría en plena calle en Neuquén. “Lo volvería a hacer” aseguró el hombre.

Emanuel Ferrón (36) tiene en total cuatro puntos de sutura en su brazo izquierdo y una herida de arma blanca que le cruza el bíceps de lado a lado, el recorrido del arma terminó provocando también una pequeña hendidura el intercostal izquierdo, a la altura del corazón: “yo creo que si no ponía el brazo me mataba”, afirmó el hombre.

La lesión la recibió el domingo por la tarde. El joven relató que como todos los fines de semana había ido a almorzar con su familia a la casa de sus padres en el barrio Cumelén y a las 17:30 cuando volvía para su hogar, a pocas cuadras, la vio a su esposa correr hacia la esquina.

Alertado por la situación decidió salir tras ella en su auto para ver que ocurría y allí se encontró con una escena aberrante: “había un tipo grandote, de 1,80 metros de altura, pegándole a una chica en el medio de la calle. Era muy violento, le pegaba con mucha fuerza en la cara y yo no pude reaccionar de otra manera, me bajé del auto y me metí a defenderla”.

Ferrón relató que en su afán por frenar la agresión él también recibió varios golpes, “tengo un chichón en la cabeza y en la cara”, explicó mientras se señalaba en la parte superior de la nariz. Reconoció que la diferencia de fuerza fue bastante y que el otro sujeto “me golpeó mucho, me dejó tirado en el piso”, en esas circunstancias recordó que “creo que la chica a la que estaba golpeando, gritó en un momento que el tipo tenía un cuchillo, yo ni lo vi. No me di cuenta y puse el brazo. Ahí el otro se fue, yo me levanté y empecé a ver toda la sangre en mi brazo, pero no me había dado cuenta de la puñalada”.

Acto seguido Ferrón corrió detrás del agresor y trató de reducirlo, pero nuevamente la diferencia de fuerza, la lesión que tenía en el brazo y la violencia del agresor le jugaron en contra. No pudo hacer mucho y el sujeto se escapó, “se puso la remera, que tenía colgada en el hombro y se fue”.

Inmediatamente le dio el celular a su pareja para que llame a la policía, pero el estado de shock por el violento episodio y el reguero de sangre no le permitieron recordar el número de emergencias a la mujer. Entonces él tomó el celular y llamó al 101: “llegaron varios patrulleros enseguida y también el Sien, que me trasladó al Castro Rendón. En el hospital me atendieron muy bien, la verdad que tenemos unos profesionales excelentes”.

Según las versiones que le fue dando la policía a Ferrón, el joven agresor de 19 años sería la pareja de la muchacha de 16 a la que estaba atacando.

Explicó que tras el violento episodio la muchacha se quiso ir del lugar en colectivo y luego “cuando la policía llegó, la chica denunció que ella estaba esperando el colectivo y que el agresor le había querido robar el celular. Nada más, pero yo vi cómo le estaban pegando”, detalló.

Finalmente Ferrón realizó la denuncia en la comisaría Tercera, del barrio El Progreso. Ahora los efectivos buscan localizar al múltiple agresor.

Si conocés o sufrís alguna situación de violencia de género llamá las 24 horas a la línea gratuita provincial 148 o nacional 144.
FUENTE: DIARIO RIO NEGRO
Secured By miniOrange