Ruta 22: cuáles son las excusas sobre el lento avance de la ampliación

ruta 22

Indefiniciones de Vialidad sobre el proyecto, atraso en los pagos y el calor son los factores que aduce la contratista para la demora del tramo Allen-Cipolletti.

La firma sostuvo que no bajó la cantidad de obreros, pero sí cambió los horarios de trabajo debido a las altas temperaturas de la semana pasada.

La falta de pago, las dudas de Vialidad Nacional (VN) y las altas temperaturas son algunas de las variables que forman parte de la lentitud del tramo 5 (Allen-Cipolletti) de la obra de la remodelación de la RN 22. Los obreros aseguran que desde que se reanudaron los trabajos el 8 de enero pasado nunca se detuvieron. Sin embargo no se ven avances de consideración.

 

Si bien la falta de pago es una de las razones del atraso, la principal piedra en el zapato es la falta de definiciones sobre el puente en Isla Jordán. El tramo 5 abarca desde Allen hasta la entrada a la Isla, son casi 10 kilómetros. Sin embargo Vialidad aún no definió si en esa zona se hará un cuarto puente o no. Si se concreta será elevado y amurallado como los tres que se están construyendo entre Allen y Fernández Oro.

 

En la discusión sobre las modificaciones está la posibilidad de llevar la traza por la barda. A fines del año pasado el responsable de Vialidad Nacional Javier Iguacel le confirmó a Río Negro que la alternativa de hacer un desvío por la barda tenía “muchas posibilidades” de concretarse. Eso definirá también el tramo 6 de la obra que abarca desde Isla Jordán hasta el tercer puente sobre RN 151. El proyecto lo presentó el intendente de Cipolletti Aníbal Tortoriello quien quiere evitar toda la maquinaria sobre la zona urbana.

Dos años más

El panorama más optimista, es decir si el proyecto final tiene una resolución en el corto plazo, son dos años más de obra. Con esta proyección los trabajos difícilmente terminen antes del mandato de la actual gestión.

Nota Relacionada: Las rutas donde el cansancio es sinónimo de accidentes

Hace una semana el Diputado y precandidato a gobernador por Río Negro, Sergio Wisky, reconoció que la obra estaba “paralizada” por problemas en los pagos que comenzarían a cancelarse el 8 de febrero, es decir ayer.

Nota Relacionada: Proponen nombres “bien neuquinos” para la avenida urbana de Quiroga

Los obreros aseguraron que nunca pararon y que si “a veces” no se ven en la ruta se debe a cuestiones de contingencias, como por ejemplo las altas temperaturas de la última semana que obligó a modificar los horarios de trabajo. “Nosotros retomamos el 8 de enero y nunca paramos. Trabajamos de 8 de la mañana a 6 de la tarde, pero los días de mucho calor arrancamos a las 7 y cortamos a las 3”, indicó un capataz de una cuadrilla que trabaja sobre uno de los tres puentes elevados que se están construyendo en este tramo. Se trata de una empresa subcontratada por la UTE entre CPC y Sapag que tiene la adjudicación de la obra.

 

Una fuente de la UTE aseguró que hay un compromiso para continuar con las obras y que la relación con VN es buena, aunque reconoció que se deben los certificados de obra desde septiembre, es decir, cinco meses. “No es que no nos pagan desde septiembre, sino el retraso que tienen” explicó. De los tres puentes que se están construyendo en el tramo 5, ayer en dos de ellos había obreros trabajando. En uno, una cuadrilla de cuatro personas de la empresa Bio NQN –subcontratada– que estaba realizando trabajos de hormigón. En el terraplén más cercano a Cipolletti había varios obreros de la empresa Sapag realizando tareas.

Demora
5 meses
de retraso tiene Vialidad en el pago de certificaciones a la empresa contratista, desde septiembre pasado.
Secured By miniOrange