Tarjeta, la alternativa para un finde XXL sin plata en los cajeros

banco

Los neuquinos se movilizaron ayer desde temprano para conseguir dinero. Por la tarde todo amainó. En Río Negro la situación fue mucho más tranquila.

El paro bancario de hoy, el comienzo de mes y el feriado de Carnaval a horas de distancia mostró ayer conductas disímiles entre los consumidores.

Durante la mañana existió, en la mayor parte de los centros urbanos de la región, cierta ansiedad de la ciudadanía por retirar dinero de los cajeros ante el bombardeo de noticias que anticipaban los cinco días sin actividad bancaria. Cerca del mediodía la histeria por contar con el billete comenzó a amainar y, ya entrada la tarde, la normalidad reinaba entre los cajeros de las entidades bancarias.

 

El uso de tarjetas (débito y crédito) y el acceso a dinero a través de alternativas no tradicionales (ver recuadro) ayudaron a frenar el pánico que cundió ayer en algunas ciudades.

En Neuquén, la mañana del jueves se vivió con cierto grado de histeria. Las veredas de la Avenida Argentina desbordaron de gente y las calles fueron escenario de discusiones y momentos de tensión. La idea de estar cinco días consecutivos sin bancos generó gran nerviosismo en la gente y se reflejó en los rincones del microcentro neuquino. Por momentos parecía un concierto de bocinas donde los conductores, con medio torso afuera de la ventana, intentaban imponerse.

Y como si fuera poco, mientras el tránsito era momentáneamente cortado por los camiones de caudales que entraban y salían de las sucursales para reabastecer dinero, las grúas acarreaban autos mal estacionados en la zona bancaria.

La gente se mostró molesta e impaciente, y es que las colas empezaron una hora antes de que arranque el horario de atención al cliente de los bancos. Y los cajeros automáticos mantuvieron colas de entre diez y quince personas durante toda la mañana.

 

En cada semáforo se apretaban dos filas completas de autos y copaban las cuadras de punta a punta. Por entre los vehículos la gente se largaba a cruzar las calles mientras esquivaban a los motociclistas que pasaban haciendo equilibrio para no chocar con los espejos retrovisores y poder ganar unos metros hasta el semáforo.

Paula, una vecina que esperaba su turno afuera del Banco Provincia de Neuquén, aseguró: “Saqué número cerca de las 10 de la mañana. Es casi la una de la tarde y todavía estoy esperando”. Y agregó que “se vio mucha concurrencia de gente en todos los bancos. Yo antes de venir para acá hice otros trámites, y el lío que había se notaba ya, en la calle y en la vereda, todos apurados”.

Por la tarde, la ciudad recobró su cordura y volvió a su lógica tradicional. Muchos cajeros, en especial de bancos oficiales, quedaron sin efectivo a la espera de una nueva recarga. Pero la lluvia de información sobre las alternativas para conseguir efectivo y las “salvadoras” tarjetas de débito y crédito ayudaron a retomar la normalidad en la ciudad.

Bariloche vivió una realidad totalmente distinta. Las horas previas al paro bancario que comenzará hoy y se continuará con un feriado de cuatro días no generaron grandes trastornos en la ciudad, donde los clientes que buscaron efectivo pudieron obtenerlo sin soportar grandes colas. En el banco Macro, al mediodía, había una docena de personas en espera para operar con los dos cajeros habilitados y aguardaban en promedio no más de 10 minutos.

 

En el Banco Nación, a media tarde, la espera era de unos 15 minutos y, de los cuatro cajeros, uno ya se había quedado sin dinero. En el banco Patagonia y el Galicia la situación era todavía más tranquila. Una clienta del primero dijo que sabía del paro de hoy y pensó que iba a tener más demora, pero se encontró sólo con una cola de siete personas. Otro señor que esperaba a su lado estimó que “el problema se va a dar el lunes y martes si no recargan” los cajeros.

En Roca la situación fue compleja por la mañana, pero luego la ciudad volvió a su ritmo tradicional. Desde un banco céntrico de General Roca aseguraron que los cajeros automáticos funcionarán sin problemas durante el fin de semana y que incluso en algunos realizarán reposiciones de efectivo en caso de que alguno se quede sin plata, aunque aseguraron que no será necesario hasta el miércoles.

“La gente tiene que empezar a acostumbrarse a utilizar la tarjeta de débito, es mucho más práctico. Hoy ya no debería ser necesario tener que usar el efectivo, salvo para pequeñas cosas”, aseguró un empleado de una de las entidades de la ciudad.

En Neuquén, la gente se mostró molesta e impaciente, y es que las colas ayer empezaron una hora antes de que arranque el horario de los bancos.
Las alternativas
a los cajeros
La primera alternativa a los cajeros son los supermercados. Para retirar efectivo es necesario hacer una compra. Los montos van desde los 2.000 a los 5.000 pesos como máximo. Las cadenas que ofrecen esta posibilidad son, entre otras, La Anónima, Changomas, Cooperativa Obrera, Jumbo, Carrefour, Coto y Walmart.
Hay estaciones de servicio que también permiten extraer dinero. Recientemente YPF firmó un acuerdo con Visa al respecto. A través del servicio Extracash, los socios que realicen compras con Visa Débito podrán retirar hasta 2.000 pesos en efectivo sin costo adicional ya sea al abonar el combustible en la playa de estacionamiento como en la tienda.
El Banco Provincia de Neuquén (BPN) informó que hoy el personal hará una recarga adicional en los cajeros. De existir algún inconveniente realizará lo mismo el sábado 10 y el lunes 12, que es feriado. La medida se aplicará en toda la provincia.
Datos
189
es la totalidad de cajeros automáticos que existen hoy en funcionamiento en Río Negro y Neuquén.
2
hasta dos veces es lo que prevén llegar a cargar los cajeros en estos cinco días sin actividad bancaria.
8.000
son los billetes que, en promedio, contiene un cajero, lo que se traduce en la posibilidad de cargar entre 800.000 y 4 millones de pesos.
“Yo vine a las ocho de la mañana y recién ahora me atendieron. No puede ser esto, es una vergüenza. Son las 12:40 del mediodía”.
Secured By miniOrange