Tensión en Bariloche por el juicio de extradición de Jones Huala

jones

Sólo 23 personas integrarán el público de la audiencia en la que se analizará el envío a Chile del referente mapuche. Las fuerzas federales cerraron el paso al gimnasio donde se escuchará el caso y fuera del perímetro arrancó la protesta.

Veintitrés personas, medio centenar de periodistas y cientos de efectivos de fuerzas de seguridad federales estarán presentes en la audiencia del juicio de extradición del barilochense Facundo Jones Huala a Chile. La desproporción del espacio del Gimnasio Municipal 3 obedece a que el juez federal Gustavo Villanueva eligió un sitio que pudiera ser aislado de la manifestación que ayer comenzó a armarse sobre la calle Esandi.

Jones Huala llega a este juicio luego de pasar 8 meses en la prisión federal de Esquel. Integra la comunidad Lof Cushamen, en Chubut, donde el año pasado murió ahogado Santiago Maldonado durante una acción represiva de Gendarmería Nacional.

En estos meses el conflicto recrudeció y tras la ocupación de tierras de Parques Nacionales en Villa Mascardi, el 25 de noviembre del año pasado murió el joven barilochense Rafael Nahuel, de 22 años, alcanzado por una bala de Prefectura, cuyos efectivos patrullaban el cerro donde los mapuches resistían el desalojo.

En la audiencia de hoy no habrá testigos ni largas exposiciones, salvo que las partes no acepten incorporar las pruebas al proceso sin necesidad de leer las 500 hojas que tiene la causa (ver aparte).

Qué se define

Lo que debe definir Villanueva (juez federal penal de Neuquén que subroga en el Juzgado de Bariloche) es si corresponde dar curso al pedido de Chile de extraditar a Jones Huala para que la Justicia de ese país lo juzgue por el incendio de una vivienda del campo Pisu Pisué, ocurrido en 2013. Además se lo acusa de tener consigo, en la vivienda donde fue detenido, armas de fabricación artesanal y municiones. Y finalmente le imputan una violación a la Ley de Extranjería porque, como argentino, cruzó la frontera de manera irregular.

Villanueva sólo debe considerar si el formalismo de la Ley de Cooperación Internacional en Materia Penal se cumple (hay varios requisitos que deben atenderse) y definir si el Estado argentino lo extradita para que su conducta sea analizada por la Justicia chilena.

Es un proceso correccional. Por eso, no lo resuelve el Tribunal Oral de Roca, que juzga los casos penales federales de Barilcohe.

No es la primera vez que el Juzgado Federal de Bariloche debe resolver un caso de extradición de alto impacto público. En 1995 decidió conceder el pedido que el Estado italiano había realizado para que Erich Priebke, que llegó a Argentina después de la Segunda Guerra, fuera juzgado por delitos de lesa humanidad por la matanza de las Fosas Ardeatinas, en 1944, en la que fueran asesinados 355 personas.

“Para que proceda la extradición de una persona, el hecho materia del proceso deberá constituir un delito que tanto en la ley argentina cuanto en la del Estado requirente tenga prevista una pena privativa de libertad con mínimo y máximo tales que su semisuma sea al menos de un año”, señala la ley 24767, de Cooperación Internacional en Materia Penal.

Jones Huala fue arrestado el pasado 27 de junio en el puesto de control de Río Villegas y colocado a disposición del juez Villanueva.

En septiembre de 2016 había enfrentado un proceso similar en la Justicia Federal de Esquel, que declaró nula la detención (bajo la sospecha de que su paradero fue obtenido mediante la tortura de un testigo) y archivó la causa.

La acusación estará a cargo del fiscal Jorge Bagur Creta. La Vicepresidenta de la Asociación de Abogados de Derecho Indígena de la República Argentina, Sonia Ivanoff, será la defensora particular.

En Esquel
8 meses
lleva detenido Jones Huala a la espera del juicio de extradición. Fue capturado en junio del año pasado en Río Villegas.
12 años
de prisión pediría el fiscal de la Región de Los Ríos de Chile Sergio Fuentes si Jones Huala fuera extraditado.
Paso por paso,
cómo será la audiencia
La audiencia comenzará a las 8 con la lectura del pedido de extradición de la Justicia chilena.
En la etapa de incorporación de pruebas, es posible que sólo se lean los títulos para evitar que el juicio se extienda tres o cuatro días más.
Luego se escucharán los alegatos del fiscal Bagur Creta y de la defensora Sonia Ivanoff. Tendrán una hora y media cada uno.
El juez podría definir hoy mismo si concede la extradición, pero fuentes del Juzgado adelantaron que se tomará el plazo que le otorga la ley, de tres días.
Villanueva tendrá que dar a conocer su decisión a más tardar el lunes.
No es necesario que para ello convoque a una nueva audiencia.
Secured By miniOrange