Doble crimen de Las Ovejas: La trama secreta de cómo se cayó la grave acusación contra Muñoz

nene

Al principio le imputaron “abuso sexual con acceso carnal”, pero no le dictaron la prisión preventiva. El hombre siguió manteniendo contacto con las víctimas.

Dos meses después la denuncia fue prácticamente levantada por la niña. Lo que pasó en el medio es lo que debe investigarse a fondo.

El 14 de septiembre del año pasado, Carina Apablaza denunció que Lorenzo Muñoz había violado a su hija Valentina. El 2 de noviembre, la fiscalía lo acusó formalmente de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la condición de convivencia preexistente”. Un cargo grave, que en general termina con una condena a prisión. Pero en vez de pedir la prisión preventiva, la fiscalía se basó en la falta de antecedentes de Muñoz y solo le impuso una prohibición de acercarse a la víctima. Una medida de cumplimiento casi imposible en un pueblito pequeño como Las Ovejas. De hecho hay testigos que dicen que Muñoz siguió rondando a Carina y Valentina.

El 27 de noviembre, al declarar en cámara Gesell, la niña no sostuvo la acusación contra Muñoz. De “abuso sexual con acceso carnal”, la acusación pasó a “abuso sexual simple”. Un manoseo. Que iba a costarle a Muñoz una pena en suspenso.

¿Qué pasó entre aquella grave acusación y esa casi amonestación en que terminó el grave delito imputado inicialmente? ¿Por qué Valentina retiró la acusación? ¿Por qué, cada vez que se la cruzaba por la calle, Muñoz le decía a Carina “que Dios te bendiga”?

Todo esto tendrá que investigar el Tribunal Superior de Justicia, que dispuso abrir un sumario para determinar si hay funcionarios responsables de que Muñoz haya estado en libertad, lo cual le permitió cometer el doble femicidio del cual se cumple hoy una semana. Una investigación que deberá ir más allá del formalismo de controlar que todos los papeles tengan su sellito correspondiente. Hay que analizar el contexto, la idiosincracia del lugar donde ocurrieron los hechos, las personalidades de los involucrados, la vulnerabilidad en la que se encontraban Carina y Valentina, solas, lejos de sus familiares y rodeados de los parientes de Muñoz, que tiene 19 hermanos.

Y también deberán investigar a los policías de Las Ovejas, que debían impedir el contacto de Muñoz con las víctimas y que demoraron entre dos y cuatro horas en montar un operativo de búsqueda después de los homicidios.

Las fechas

Pasaron 161 días desde que Carina denunció a Muñoz por abuso hasta la fecha en que el femicida cometió sus crímenes.

Muñoz fue denunciado el 14 de septiembre por abuso sexual en la comisaría 38, el oficio llegó a la fiscalía de Chos Malal el 20 de ese mes. La fiscalía notificó a Muñoz de la denuncia el 21 de septiembre y éste asignó un defensor público, Juan Pablo Dirr. La fecha en que se cometió el delito es incierta, fue entre el finales de junio y el 11 de septiembre.

Desde allí hasta la audiencia en que acusaron a Muñoz hubo casi un mes y medio de diligencias judiciales, se realizaron estudios médicos cuyos resultados no trascendieron, se hicieron pericias socioambientales, se entrevistaron a vecinos, familiares, docentes y hasta el párroco de la localidad. Recién el 24 de octubre solicitaron la audiencia de formulación de cargos.

El 2 de noviembre el fiscal Pablo Daniel Milanese y el defensor de los derechos del Niño y el Adolescente, Ezequiel Chiavassa, adhirieron en que la imputación que correspondía era la de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la condición de convivencia preexistente”. No pidieron la prisión preventiva. La jueza de Chos Malal, Mirtha Felau, dio por formulado los cargos.

El 27 de noviembre, tras una postergación, se realizó la cámara Gesell a Valentina en la que no se sostuvo la acusación, y la carátula pasó a abuso sexual simple.

La última imagen del femicida

Lorenzo Muñoz apuñaló a Carina y Valentina, en un recodo de la avenida Pedernera en Las Ovejas. Fue el jueves 22 a las 13.15, hace hoy una semana. Desde entonces nunca más se lo volvió a ver. Una testigo grabó un video del ataque. Pensaba que Muñoz estaba golpeando con sus puños a las víctimas, y cuando advirtió que tenía un cuchillo en la mano se horrorizó y escapó. En ese video se lo puede ver a Muñoz tal como vestía al momento del doble femicidio: remera manga corta de color oscuro, un pantalón también oscuro y calzado común.

Ropa inapropiada para permanecer tanto tiempo prófugo y bajo condiciones de tiempo rigurosas. Por eso para los investigadores es casi una certeza que recibe o recibió apoyo.

Fechas y tiempos
de las audiencias
Pasaron más de dos meses desde que Carina realizó la denuncia hasta que se realizó la Cámara Gesell
La restricción de acercamiento se rompió fácilmente con un llamado telefónico que Muñoz hizo a Carina pidiendo perdón y jurándole su amor.
El 23 de enero, Carina volvió a denunciar a Muñoz por violar la restricción de acercamiento y el 24 de enero ingresó el oficio al Juzgado de Familia.
La audiencia para dictarle condena fue fijada para el 23 de febrero. Un día antes, Muñoz fue notificado y cometiólos crímenes
Secured By miniOrange