Río Negro proyecta la construcción de 1.000 viviendas con fondos provinciales

viviendas

Weretilneck dice que el sistema de planes con financiamiento nacional llega a su fin. Prepara el lanzamiento de un programa propio con 900 millones.

El IPPV presentará en abril su propuesta para contener la demanda habitacional. Apuestan a una mejora en el cobro de cuotas por casas adjudicadas.

Río Negro anunció un plan propio de viviendas, financiado con fondos federales y del cobro de las cuotas del IPPV.

El programa rionegrino prevé una disponibilidad de 900 millones, proyectando -aproximadamente- un millar de unidades. Igualmente, el número siempre está supeditado al costo de la infraestructura.

El gobernador Alberto Weretilneck fundamentó esa decisión a partir del abandono de los planes federales por parte de Nación. “Ya no serán como en los años anteriores”, explicó.

Además, Río Negro intenta tomar la iniciativa en la política habitacional después de años con planes de mayoritario financiamiento nacional, quedando la ejecución para el IPPV, con aportes para infraestructura complementaria. En ese esquema el Estado nacional asigna recursos, pero también impone los lineamientos y condiciones.

Actualmente, figuran en construcción 3.248 unidades, de las cuales 2.448 son aquellas que originalmente fueron construidas por los municipios pero después, en el 2016, fueron cedidas al IPPV para su finalización. Las otras 800 fueron propuestas por el Instituto, siempre con recursos de la Nación para la construcción de las unidades.

En el extenso discurso legislativo, el gobernador Alberto Weretilneck adelantó este programa propio aunque no avanzó en las precisiones, que se conocerán próximamente, tras la conclusión del esquema por parte del equipo del IPPV, que conduce Jorge Barragán.

El mandatario adelantó que ese organismo presentará en abril la “política provincial de vivienda” con una “inversión de 900 millones, con recursos propios” y se trabajará “con distintas instituciones” frente a la “ausencia de las políticas nacionales”.

Weretilneck cuestionó que la política de viviendas “ya no es la misma que los años anteriores” y que se está asistiendo al final de “los planes de viviendas” y su “impronta de los últimos 10 ó 15 años”. Así, reivindicó la necesidad de una respuesta rionegrina, con la disponibilidad del Fonavi y el recupero de las cuotas.

Según una primera estimación, algo más del 80% de los 900 millones programados serán de los envíos mensuales del Fonavi (que superará los 700 millones en el 2018). El resto se generará con los pagos de los adjudicatarios (algo más de 150 millones anuales).

En el mensaje, el gobernador dijo que el nivel de ejecución de las 3.248 viviendas supera al 75%, por lo cual afirmó que serán entregadas entre este año y el 2019, con un esfuerzo importante de la provincia. Aseguró que el 60% del financiamiento pertenece a Nación pero que el 40% restante lo está poniendo el IPPV, aludiendo a infraestructura y obras puntuales, como la Estación Elevadora de Río Colorado, el salón Comunitario de Cona Niyeu y, entre otras, la terminal de Valcheta.

En ejecución
3.248
unidades se están construyendo actualmente en distintas ciudades rionegrinas.
Entre 43.000 casas entregadas, sólo un tercio tiene escritura

El IPPV prevé una mejora de su recaudación por cuotas de viviendas para inyectar unos 150 millones al plan propio mientras otros 750 millones provendrán del Fonavi, que el año pasado aportó cerca de 640 millones.

La recuperación de la inversión estatal siempre fue un objetivo de las distintas administraciones del instituto y los resultados nunca cubrieron las expectativas, pues no existía determinación política para avanzar en los cobros.

Últimamente, el organismo insistió en tres opciones de regularización y cancelación de la deuda, previéndose plazos de 6 a 12 cuotas, además del pago al contado.

Desde su creación, el IPPV entregó 43.000 unidades. Sólo un tercio tiene escritura y, por eso, el instituto lanzó un plan de normalización, focalizándose en unos 10.000 adjudicatarios, con cuotas pendientes que rondarían los 10.000 pesos.

Las últimas reformas legislativas otorgaron mayor poder de cobro al IPPV, incluso acciones de embargos y comparables con la Agencia de Recaudación Tributaria.

Un informe de hace unos años consignaba que la deuda de cuotas rondaba los 145 millones, con más de un 40% de adjudicatarios con obligaciones pendientes de más de un año.

El primer requisito para la escrituración es no poseer deudas y tener cancelado, como mínimo, el 25% del valor de su vivienda, y que el adjudicatario haya cancelado el valor de su escritura.

El IPPV da planes de 6 a 12 cuotas, con quitas del 50% y 25% sobre los intereses. Si el pago es al contado el descuento de intereses es total.
Secured By miniOrange