Noche clave: Boca se juega la vida en la Copa Libertadores

boca

Boca debe ganar su partido y esperar que los brasileños no pierdan ante los colombianos. Esta noche, el equipo de los Mellizos se juega el semestre.

Pavón se pondrá la de Keno, Wanchope se vestirá de Borja y Wilmar Barrios de Felipe Melo. Dadas las circunstancias, a Boca le importa tanto lo que ocurra en su partido como lo que pase en Brasil.

El equipo de Guillermo Barros Schelotto depende de otro resultado para meterse en octavos de final de la Copa Libertadores. A las 21:45, el conjunto Azul y Oro (6) recibirá a Alianza Lima (1) y a la misma hora Palmeiras (13) hará lo propio con Junior (7) por el Grupo H.

El xeneize precisa sacar los tres puntos en casa y que el conjunto colombiano no gane su partido. Las probabilidades favorecen al conjunto argentino, ya que el Verde es líder de grupo, va por el ‘’1’’ en la general y goleó 3-0 a su rival de esta noche en la fecha inicial. Por su parte, Boca es amplio favorito ante los peruanos, que están eliminados y en el comienzo de la fase de grupos sacaron un punto de casualidad en su propio terreno contra el mismo rival al que hoy visitan.

Muchos pensaron que la Supercopa con River sería el día D para Boca en el semestre. Quizás ese resultado adverso dio menos margen, pero luego del bicampeonato local obtenido con una Bombonera a cancha llena, esta noche es la que pondrá a tono el termómetro del semestre bostero.

Una positiva para Boca es que Palmeiras pone lo mejor que tiene. Viene de perder el clásico ante Corinthians por el brasileirao y los hinchas le hicieron saber al equipo que no están para nada contentos con el momento del equipo. Por un lado, el Verdao nunca fue un festival de fútbol y atraviesa el momento más flojo del semestre. Desde ese punto, los de Roger Machado llegan golpeados.

Al mismo tiempo, las especulaciones de que los brasileños no pondrían lo mejor que tienen para eliminar a Boca quedan completamente descartadas.

En lo que va del año, los dirigidos por los Mellizos nunca fueron garantía de nada. La fragilidad defensiva y la anemia en ataque son dos de las razones por las cuales el equipo de la Ribera llegó a esta situación.

Pero la obtención del título local por segunda vez consecutiva con un festejo multitudinario en su estadio puede ser un envión anímico que le sirva para afrontar el momento límite.

En los últimos años, a Boca le costó sacar adelante aquellos desafíos en los que ‘‘no hay mañana’’. Plantel y cuerpo técnico tienen, una vez más, la posibilidad de redimirse. Las recuperaciones de Fernando Gago y Darío Benedetto para después del mundial ilusionan, pero primero necesita sacar los tres puntos en casa y recibir buenas noticias.

Pavón disputará su último partido antes de sumarse a los entrenamientos con la selección en la previa de Rusia 2018. ¿Será el último en Boca?
Secured By miniOrange