Una empresa porteña quiere comprar Interlagos

interlagos

No es del rubro de las bebidas, pero ya inició el trámite para adquirir la planta cipoleña

Los trabajadores de Interlagos llevan seis meses sin cobrar, pero en las últimas horas recibieron una noticia que los llena de esperanzas: una empresa formalizó sus intenciones de hacerse cargo de la planta embotelladora ubicada en Cipolletti y ya inició las gestiones necesarias para desembarcar en la ciudad.

Desde el Poder Judicial de Río Negro dieron a conocer la novedad ayer. Según indicaron, una única empresa se inscribió en el registro para salvar a Interlagos y comenzó con el trámite de designación. Son más de 100 los empleados que esperan, con incertidumbre, poder volver a trabajar cuanto antes.

En ese marco, el lunes el juez civil Alejandro Cabral y Vedia firmó una providencia para que esta compañía se haga cargo de la Embotelladora Comahue. Se trata de la firma Varberg SA, de Buenos Aires, que en virtud de lo normado por el artículo de la Ley de Concursos y Quiebras, procedió a abrir el trámite para la designación del evaluador a los fines de la valuación de las acciones de la firma. Varberg SA es una empresa constructora, lo que genera suspicacias sobre su interés.

La Justicia le propuso al comité de acreedores de la embotelladora una excepción al marco jurídico, es decir, de las personas físicas o jurídicas con las que Embotelladora Comahue SA mantiene deudas, y se espera que tras la resolución puedan continuar con las negociaciones. Una vez que el comité de acreedores resuelva tal situación, el trámite de salvataje seguirá su curso legal. El plazo de inscripción en el registro venció el pasado jueves 10 de mayo.

Varberg: Es la empresa interesada en comprar Interlagos. Se dedica a la construcción de edificios.

Se las ingenian

Mientras el futuro de la empresa se decide, y por ende el de los puestos laborales, los empleados de Interlagos se las ingenian para poder subsistir.

Llevan varios meses haciendo guardia en la planta para evitar que retiren las maquinarias y vacíen el lugar. Y para poder juntar algún peso también comenzaron a vender gaseosas y agua, pero el stock se les acabó. Luego, organizaron una venta de pollos a la parrilla que fue un verdadero éxito, pero que sólo sirvió como un paliativo.

La nueva medida que adoptaron para conseguir algunos mangos fue la de limpiar autos. Aprovechan las guardias en la puerta de la fábrica, ubicada a la vera de la Ruta 22, para ofrecerles a los automovilistas lavarles el coche a cambio de una colaboración de $100.

Secured By miniOrange