Cipolletti y Deportivo Roca entregaron un clásico gris y sin emociones

Featured Video Play Icon

En un encuentro parejo, ninguno logró quebrar el cero y siguen en el fondo de la tabla. El reparto no les sirve ya que ambos necesitaban los tres puntos.

Cuando el árbitro neuquino Luciano Julio, de pobre labor, pitó el final del encuentro, el clásico le dejó un mejor sabor al Naranja, aunque en realidad no tiene motivos por qué festejar.

Sólo su condición de visitante le dio un mínimo plus dentro de un partido que fue decididamente malo y que refleja fielmente la posición de ambos en la tabla.

La igualdad sin goles de Cipolletti y Deportivo Roca en la Visera, desnudó las limitaciones de dos equipos que se armaron para ser protagonistas y por el momento son sólo sobrevivientes de un torneo que les pasa por arriba. Último y penúltimo en las posiciones, Cipo y Roca se debían algo más que el 0-0 que entregaron anoche y está claro que siguen en deuda. Una victoria por bando en 11 fechas, es un número más que elocuente.

Desde lo táctico, Roca predominó en el clásico al comienzo, que no entregó demasiado en las áreas. Hubo una buena tarea de Fernando Fernández y Prioreschi en el medio, aunque el Naranja no terminaba de ser profundo.

Cipolletti crecía cada vez que Del Prete trepaba por la izquierda y le hacían el 2-1 a Cifuentes cada vez que Maxi Herrera salía del área. De esa sociedad llegaría una de las jugadas más claras de la primera etapa.

El delantero combinó con el Tuti, quien buscó el fondo mientras Herrera lo hacía en el segundo palo. Hacia allí fue el centro y el ‘9’, en gran gesto técnico, metió una volea que se fue apenas afuera. Poco antes, Chironi probó los reflejos de Di Grazia, quien sacó al córner con esfuerzo.

El Albinegro tenía las opciones y Roca no la pasaba bien. Para colmo de males, se fue lesionado Prioreschi a los 26 por una dura entrada de Morales que el árbitro dejó seguir por ley de ventaja, aunque después no amonestó al lateral. En lugar de Prioreschi, el DT Mauro Laspada lo mandó a Hugo Prieto a la cancha, quien no entró fino, resignando el Depo cierto dominio en el medio.

Cipo tuvo una más llegando a los 37 cuando Zbrun se elevó solo por el segundo palo y su cabezazo se fue apenas afuera. La respuesta llegó casi de inmediato por parte de Ostapkiewicz, que de cabeza se perdió el gol solo ante Caprio.

Las malas noticias siguieron para el Depo camino a los vestuarios. Adrián Mora terminó lesionado el primer tiempo y Laspada tuvo que hacer el segundo cambio obligado. Apenas comenzado el ST, Kevin Guajardo tuvo la más clara para el Depo, pero su remate se fue apenas cruzado.

Está claro que la maldición de la lesiones no deja en paz al Naranja porque llegando al cuarto de hora, Garavano cayó mal, se lesionó el hombro y tuvo que dejarle su lugar al juvenil Sebastián Olmos. Cipolletti aprovechaba esa situación y siguió acumulando chances. Del Prete tuvo la suya, pero su remate se perdió muy cerca del primer palo. Poco después, Di Grazia salvó ante Herrera para corregir un error de Cifuentes.

Fue lo último rescatable de un clásico para el olvido. Tanto Cipo como el Depo deberán recuperar la memoria, aunque la de otros tiempos, ya que en este torneo han sido más los sinsabores que las alegrías.

imagenes : La Gloria y Devoto

Secured By miniOrange