Cipolletti jugó mal y perdió con Sansinena

cipo

El equipo de Duilio Botella cayó de local en el comienzo de la reválida en un partido flojo donde nunca encontró los caminos para dañar al rival.

Fue el debut menos querido. Una historia conocida: a Cipolletti le cuesta hacerse fuerte de local. Lo sucedido en la Copa Argentina no sirvió más que para esa competencia, porque el envión anímico no se pudo traducir en un buen arranque de la reválida. Ante un rival de menor calidad individual, el Albinegro tuvo falencias colectivas.

Desde un primer minuto el Capataz fue quien quiso atacar y jugar al fútbol, pero lo hizo mal. Sansinena mantuvo el orden y de a poco fue alejando al conjunto rionegrino del área.

No hubo situaciones de gol en la primera media hora, hasta que un centro de Gabriel Jara no fue conectado por Leandro Filippini, pero encontró a Bruno Nasta en el segundo palo, quien empujó la pelota al gol.

De ahí al final del primer tiempo se vio lo mejor de la visita, con tramos de dominio de balón y territorio. Si bien volvió a llegar solo con remates de afuera, el 1-0 le quedó bien a los primeros 45.

En el complemento, Cipo arrinconó a Sansinena pero no concretó la posesión en el arco rival. Tampoco pudo generar demasiadas chances, apenas pisó el área con algo de peligro.

Los dirigidos por Carlos Mungo apostaron a ser un equipo corto, con doblajes sobre la pelota a Matías Sosa y Germán Weiner, para que nunca se pudieran sacar jugadores de encima con facilidad.

Duilio Botella apostó por Jonatan Morán en lugar del Eléctrico, pero las pelotas aéreas nunca dañaron. Además mantuvo la línea de cuatro en el fondo y mandó a Carrera y Jonatan Morales para jugar como volantes por los costados. Cipo no tuvo volumen de juego. El rival lo maniató y pudo haber liquidado de contra, de no ser por la mala definición de Pierce y Nasta y las salidas rápidas de Matías Alasia.

Apenas hubo intentos de Sosa y Morán por convertir, pero todo fue muy forzado y el arquero visitante no tuvo ninguna atajada importante.

Los murmullos típicos de la tribuna en una chance clara se debieron más a las ganas del hincha de que llegara el empate a situaciones de peligro real.

Otro comienzo trunco para Cipolletti, que deberá cambiar la cara urgente para cumplir con su pretensión de ganar la zona de la reválida.

Secured By miniOrange