Lautaro salió del coma y su mamá ya piensa en su rehabilitación

Featured Video Play Icon

El joven brutalmente agredido en Año Nuevo se comunica por escrito con sus padres. Su mamá, Vanesa Speranza, contó que no le guarda rencor al chico que lo atacó. “Me da pena”, dijo.

“Mi hijo está vivo, respira y lo veo sano, conectado. No veo nada imposible de rehabilitar”, dice Vanesa Speranza, la mamá de Lautaro Bettini. Desde el primer día del año en que la llamaron desde el hospital para decirle que su hijo estaba grave, no se separó de su lado. Llevan 39 días de pelea y, llena de fuerza, repite un no a la violencia, dice no guardar rencores y se prepara para la rehabilitación de Lautaro.

 

Cuenta que en el día 33 empezó a despertar. Al principio abrió los ojos somnoliento y no reconocía a nadie. Al otro día la enfermera le destapó los ojos y dijo “Lauti es mamá”. Él la empezó a buscar y cuando Vanesa se dio cuenta que la reconocía, vivió la primera buena noticia en mucho tiempo.

Ayer los médicos dijeron en el parte que seguirán con el esquema de antibióticos. En este tiempo Lautaro pasó dos cirugías grandes. Una el día que llegó al hospital. La segunda al cuarto día, que descubren una contusión que presionaba el nervio óptico. El 2 de febrero tuvo una tercera operación en la que limpiaron la infección. A partir de ahí, comenzó a cambiar. No hubo más fiebre y se conectó.

 

“La neumonía no está curada, está controlada y hay que terminar con los antibióticos. Tienen que cerrar las fístulas y después lo que queremos es llevarlo directamente a la clínica de rehabilitación. Ya estuve en madre Teresa, y hablé hoy. Van a venir a verlo”, dice Vanesa con alivio en la voz.

Por otro lado, comenta que los médicos no hablan todavía de secuelas, pero ella ve que escribe bien pero le cuesta leer. Que le cuesta mover un brazo. Que si en el celular quiere detectar letras, le cuesta encontrar las vocales.

 

“Escribe perfecto, pide cosas, que le prendan el ventilador porque sufre mucho el calor. Te pide el celular y lo mira, pero no quiere que vos lo mires. Me espera y me dice que me extraña si me voy”, cuenta su mamá.

Vanesa le habla a la justicia, a los gobiernos y pide que se termine con la violencia, que se trabaje seriamente el tema. Y cuando le preguntan por los agresores, con sinceridad se muestra sin odios.

 

“No le guardo rencor a Newen, me da pena. Lo ves y es un chico. Vive así y para él es un golpe más, convive con esto. No es lo mismo que una piña porque casi mata un chico, pero está en el lugar que tiene que estar. Cuando Lauti era un nene y se mandaba una macana yo le decía no hay Play, lo siento y acá tendrá que aprender”, dice y sonríe con tristeza.

Vanesa recuerda que en estos días hablaba todo el tiempo con él y pensaba que si se iba, con cuánto amor se quedaba para darle. Aconseja a otros: “no nos quedemos con tanto”.

Nota Relacionada: El agresor de Lautaro pidió perdón: “Nunca quise fugarme”

Uno de los momentos más difíciles vuelve a la mente de Vanesa. Ella estaba al lado de Lautaro y él ya casi no tenía oxígeno en sangre. Saturaba en 77 y la doctora le pidió que salga. Y relata: “Me dijo que había que probar, yo no sabía lo que era, pero pregunté: ‘¿Y yo qué puedo hacer?’. Ella me respondió con mucha calidad: ‘Lo que hacés: mimalo, hablale’. Nunca quebraba, pero ahí salí, sentí que se iba. Y hoy que estoy con él me siento feliz”.

Cronología de la
causa judicial abierta
1/1. La noticia se difundió y mientras Lautaro luchaba por su vida, en las redes sociales
se circularon imágenes para dar con los responsables.
3/1. Newen Rodríguez fue detenido en la casa de su novia. El otro chico de 17, que pateó a la víctima en el piso, fue identificado.
4/1. La justicia dictó 6 meses de prisión preventiva por
riesgo de fuga a Rodríguez, acusado de tentativa de homicidio.
6/1. Daniel Morales, el segundo agresor, fue detenido y le formularon cargos por lesiones graves calificadas. No quedó detenido.
10/1. Rodríguez hizo un breve mea culpa y pidió perdón pero un tribunal confirmó los seis meses de prisión preventiva.
“Hoy que está mejor el aprendizaje es desde lo social, por un no a la violencia y a modo personal no perder tiempo con tus hijos”,
asegura Vanesa Speranza, la mamá del joven Lautaro Bettini.
Una lucha por vivir
39
fueron los días que Lautaro permaneció inconsciente internado en Terapia Intensiva del hospital Castro Rendón.
Secured By miniOrange